Los coches modernos tienen frenos en las cuatro ruedas, operado por un sistema hidráulico. Los frenos pueden ser tipo de disco o de tambor.

Los frenos delanteros juegan un papel más importante que los traseros, pues detienen el coche con más fuerza que los traseros, ya que el frenado tira el peso del coche hacia adelante.

Por ello, muchos coches tienen frenos de disco -que son en general más eficiente- en la parte delantera y frenos de tambor en la parte trasera.

Automóviles de marcas de lujo o alto rendimiento traen frenos de disco en las 4 ruedas mientras que coches antiguos o pequeños traen frenos de tambor en las 4 ruedas.

Aparte del sistema de frenado hidráulico, todos los coches tienen un freno de mano mecánico que actúa sobre las dos ruedas traseras.

El freno de mano da frenado limitado si el sistema hidráulico falla por completo, pero su objetivo principal es como un freno de estacionamiento.

La palanca del freno de mano tira de un cable o un par de cables que van hacia los frenos por un conjunto de pequeñas palancas, poleas y guías cuyos detalles varían mucho de un coche a otro.

Un trinquete de la palanca de freno de mano mantiene el freno en una vez que se aplica. Un botón suaviza el trinquete y libera la palanca.

Mantén al día los frenos de tu automóvil. En San Juan Llantera te le damos mantenimiento al sistema de frenado de tu coche. ¡Pasa por nuestras tiendas y maneja seguro!